lunes, 4 de febrero de 2013

SIEM REAP: Los templos de Angkor

31/01/2013



Como no podía ser de otra manera, el autobús de 6 horas desde Phnom Penh se convertía en un autobús de 7 horas 15 minutos. A eso de las 15.15 llegábamos a Siem Reap, veíamos las primeras raciones de cucarachas y grillos, y nos juntábamos con una pareja de israelíes para coger un tuk tuk hasta el centro, que esta a unos 3 o 4 kilómetros, por 3$.

El tuk tuk nos dejo junto al central market, y fuimos los 4 juntos en busca de algún hostel a módico precio. Después de preguntar en dos o tres, ,algunos caros, otros llenos, decidimos buscar suerte por separado. Llegamos hasta una calle principal con mucho restaurante y poco alojamiento, así que comenzamos a callejear.
Grillos

Al poco tiempo, pasamos por un pequeño callejón en el que Elena vio un hostel que aparece en la Lonely Planet supuestamente entre 7 y 12$, así que allí nos dirigimos. Nos atendió una chica bastante joven y nos dijo que el precio eran 8$. Echamos un ojo a la habitación, y nos pareció mas que suficiente, así que ya teníamos hogar para los próximos días.

La habitación era bastante sencilla, pero limpia. Lo único que le faltaba era el agua caliente, pero teniendo en cuenta el calor que hace en Camboya y que nuestra visita a Siem Reap era para sufrir las largas jornadas de Angkor Wat, sabíamos que no nos iba a suponer ningún problema.

En la parte de atrás del hostel había un patio muy agradable, que sabíamos que íbamos a explotar al máximo en nuestros descansos entre las días de visita a los templos. Tenían 4 o 5 mesas, con enchufes y conexión wifi, un termo de agua caliente con té, un armario con varios libros y guias de viaje, un par de fuentes llenas de peces, y una zona vallado con césped y un carruaje de madera donde vivían 5 conejos. La verdad es que el patio era mas que agradable. 
Patio del Red Lodge, Siem Reap

Red Lodge, Siem Reap
 

En cuando dejamos las cosas, salimos a comer algo, que falta nos hacia. Fuimos a un restaurante cercano donde comimos unos rollitos y un par de platos de arroz. La verdad es que la comida no era nada fuera de lo normal, y la bebida no estaba muy fría, pero el matrimonio que lo regentaba era bastante simpático. Nos estuvieron aconsejando acerca de nuestra visita a los templos, los mejores circuitos que podíamos hacer, así como el camino correcto para llegar a la entrada principal y no tener que hacer varios kilómetros de mas en caso de confundirnos. También nos aconsejaron alquilar bicis de montaña en vez de bicis de paseo, ya que al parecer se estropean con bastante frecuencia. La verdad es que eran muy majetes, pero esto ultimo tardaremos en perdonarselo...

Después de la ducha de rigor, decidimos salir a dar una vuelta a ver que nos encontrábamos por el pueblo. La verdad es que tiene bastante animación, muchos restaurantes, gran oferta de masajes de pies, de espalda o fish masage (peces que se alimentan de las pieles muertas de los pies), pero sobre todo una gran cantidad de mercados nocturnos repletos de artesanías, pañuelos típicos camboyanos y demás souvenirs.

Siem Reap

Poco antes de las 20.00 decidimos ir a una tienda de alquiler de bicicletas donde nos dijeron que las alquilaban el día entero por 4$, para así tenerlas preparadas en el hostel y poder salir por la mañana temprano. Por el camino preguntamos en otro sitio por comparar precios, y el chico nos dijo que cuanto pagaríamos. Le dijimos que 3$, y sin pensárselo nos dijo que ok. Una pena no haber dicho 2, pero bueno, la verdad es que las bicis tenían una pinta bastante buena y estaban nuevecitas, así que cogimos nuestras maquinas y las llevamos al hostel, nos conectamos un rato en el patio y al rato nos fuimos a dormir, que al día siguiente empezábamos en Angkor y tenia pinta de ser un día bastante duro.


Gastos:
-Cerveza y Coca Cola: 7000KHR = 1,31€
-Tuk Tuk Estacion - Centro Siem Reap: 6000KHR = 1,12€
-Habitación doble Red Lodge Hotel: 8$ = 5,97€
-Arroz x2, Coca Cola y cerveza: 35000KHR = 6,56€
-Alquiler bicicleta x2: 24000KHR = 4,50€
-Gato de madera: 12000KHR = 2,25€
-Cerveza y Coca Cola: 4800KHR = 0,90€
-Lavanderia: 4000KHR = 0,75€
-Librillo papel x2: 1$ = 0,75€

Gastos totales del dia: 24,11€


01/02/2013



Poco después de las 6.30 estábamos en pie. Teníamos el desayuno del hostel incluido y empezaba a las 7, asi que nada mejor que coger fuerzas antes de empezar. El desayuno del hostel es, básicamente, un par de tostadas con mantequilla y mermelada y dos plátanos. Lo prepara la chica en una pequeña cocina que tiene al lado del jardín de los conejos, mientras su hijo da vueltas entre los turistas que estamos por allí. Nos comimos las tostadas y nos guardamos los plátanos para llevárnoslos a los templos. Una vez terminamos, cogimos las bicis y fuimos a un pequeño supermercado cercano para comprar un pack tamaño industrial de Oreo de menta (es increíble la variedad de sabores que tienen las Oreo en sudeste asiático) y una botella de agua fresca, y ya si, comenzar a pedalear los 8 kilómetros que hay desde el hostel hasta la entrada principal de Angkor Wat. No habíamos llegado aun y ya podíamos prever el dolor de culo que tendríamos cuando acabásemos el día.

Al llegar a la entrada apenas había gente en las taquillas, así que compramos nuestros tickets de 3 días por 40$ cada uno, nos hicieron una foto para incluirla en nuestro ticket y entramos para dentro. Todo esta bastante organizado, se nota que los coreanos son los que lo gestionan debido a la concesión de los templos que tienen por parte de Camboya.

De nuevo subidos en la bici, comenzamos a pedalear con dirección a nuestro primer destino, el templo de Angkor Wat. Un par de kilómetros después ya pudimos ver el foso del templo, y comenzamos a rodearlo hasta llegar a la entrada principal. Aparcamos las bicis (un gustazo) y fuimos al puente por el que se cruza el foso. Nuestros peores presagios se confirmaba, ya que las cantidades de gente que había eran impresionantes, pero claro, viendo los templos es mas que atendible.
Entrada de Angkor Wat

Foso de Angkor Wat

Angkor Wat es con diferencia, el templo mas grande y mejor conservado de todos. Según cruzamos la puerta de entrada, ya pudimos ver la inmensidad de la construcción. Cruzamos el larguísimo pasillo de piedra que lleva hasta el lago y hasta el propio templo en si, no sin hacer cientos de fotos por el camino. La multitud de personas lo estropea un poco, pero la verdad es que el templo es realmente espetacular, y mas teniendo en cuenta los siglos que han pasado desde su construccion y los cientos de años que han estado escondidos por la selva.

Estuvimos viendo toda la fachada frontal y comenzamos a rodearlo hasta la parte trasera. Por mas que lo mirábamos no nos entraba en la cabeza como habían podido construir algo asi tantísimo tiempo atrás. De donde sacaron tantas piedras?? Como las han subido hasta ahí?? Como han podido hacer esos dibujos en la piedras con tantísima precisión?? Estábamos alucinando. De ahi fuimos a otra pequeña construccion que hay a la espalda del templo principal, donde además de disfrutar de la misma, hay una gran vista del templo de Angkor desde su parte trasera. 
Paredes de Angkor Wat

Angkor Wat

Angkor Wat

Angkor Wat

Angkor Wat
 

En el camino de vuelta al templo nos encontramos con el primer grupo de monos. Sacamos uno de los plátanos que habíamos guardado del desayuno para dárselo y aprovechar a tirar una fotillo mientras le daba el plátano al mono, pero el tío soltó la zarpa a una velocidad que casi no nos dejo tiempo para quitarle la tapa a la cámara. En fin, otra vez sera...
Monos en Angkor

Cuando llegamos al templo, había aun mas gente, o al menos eso nos parecía. Se podía subir a uno de los torreones del templo pero viendo la cola que había decidimos no hacerlo y fuimos a visitar un par de zonas interiores del templo y sobre todo a flipar con los dibujos de las paredes. Seguíamos sin entenderlo...

Después de cerca de dos horas allí, decidimos seguir con nuestra ruta, con la intención de volver a Angkor Wat en otro momento en el que pudiésemos hacer alguna buena foto de la fachada principal en la que el sol no nos estorbara tanto.
Angkor Wat

Angkor Wat

Angkor Wat

Angkor Wat

Al salir al parking de bicis le compramos un par de latas a una chica jovencita que con voz de mucha pena nos había lavado tanto el cerebro a nuestra llegada que nos comprometimos a comprarla algo a la salida, y la verdad es que con el calor que estábamos pasando, era mas que necesario. Nos las bebimos junto a nuestras bicis, y cuando acabamos seguimos con el camino. El siguiente destino era posiblemente nuestra gran prioridad; Angkor Thom, un recinto que alberga gran cantidad de construcciones entre las que destaca sin duda Bayon.

Puerta sur de Angkor Thom

Angkor Thom

Puerta sur de Angkor Thom
A unos 2 kilómetros nos encontramos con la puerta sur de Angkor Thom, Con sus dos filas de estatuas tirando de una enorme serpiente a cada lado y la gran cara en lo mas alto de la puerta. El carrusel de fotos era inevitable. Angkor Thom era una ciudad fortificada en la que en su día vivían cerca de un millón de personas, algo increíble teniendo en cuenta que por la misma época, Londres tenia 50.000 habitantes.

Nos adentramos en el recinto y los monos volvían a aparecer. Este tenia que ser nuestro momento. Elena cogió el plátano y yo la cámara. Esta vez la estrategia era distinta. Cortaríamos el plátano en trocitos para tener mas posibilidades. Elena le lanzo el primer trozo al mono para ganarse su confianza, pero al mono solo le faltó reírse. Evidentemente no quería un trocito, quería el plátano entero. Ahí comenzó una lucha hombre-simio con dos objetivos distintos. El nuestro, una buena foto. El suyo, un plátano entero. Después de amagar un par de veces e intentar distanciarlo, el mono se lanzo hacia Elena, dándola un manotazo en la pierna, así que no la quedo mas remedio que soltar el plátano y concederle la victoria al puto simio. Obviamente, los siguientes dos plátanos serian para nosotros.
Presunto culpable

Prueba del delito

Volvimos a la bici, y tras cruzarnos con varios elefantes que te dan paseos por la zona, llegamos por fin al templo de Bayon. Por desgracia el tamaño y la conservacion no tiene nada que ver con Angkor Wat, pero para nosotros es mucho mas espectacular. La cantidad de caras distribuidas por el templo son incontables, y todas y cada una de ellas son copias exactas de las demás. Seguíamos sin entender nada respecto a su construccion. Ni como podían ser todas tan iguales, ni como las podían haber colocado de aquella manera, ni nada de nada. Es algo muy difícil de explicar si no se ha visitado. Da igual lo que te cuenten o lo que veas en las fotos.
Bayon

Caras de Bayon

Bayon

Bayon

Bayon

Bayon

Bayon

Paredes exteriores de Bayon

Hay zonas del propio templo mejor conservadas que otras, y una de las esquinas no es accesible ya que se esta procediendo a su reconstrucción por parte de los japoneses, algo que realmente es de agradecer, ya que varios templos han sido modelados y se puede apreciar mucho mejor como eran en su día. Son varios los países que participan en la reconstrucción de varios templos, como por ejemplo Japon o Chequia, porque por ejemplo Bayon tiene una cantidad inmensa de piedras apiladas a su alrededor que pertenecen al propio templo, y que los franceses empezaron a reconstruir cuando Camboya era una de sus colonias. Sin embargo, tras la independencia del país, ese trabajo se quedo sin terminar.Esperemos que con el paso de los años los templos tengan una apariencia lo mas parecida posible a la que tenían hace mas de 10 siglos.

Con Bayon tuvimos la suerte que no tuvimos en Angkor Wat. Llegamos a eso de las 11 de la mañana y el templo estaba practicamente vacío. Pudimos hacer muchísimas fotos sin aglomeraciones de gente y disfrutarlo muchísimo mas de lo que habíamos disfrutado Angkor Wat.
Bayon

Una vez terminamos con Bayon, y sin salir del recinto de Angkor Thom, fuimos a Baphuon.

Baphuon también fue en su día desmontado pieza a pieza por un grupo de arqueologos, pero no pudieron terminar de reconstruirlo debido a la llegada de la guerra civil y los jemeres rojos. Finalmente, en el año 2008 termino su reconstrucción y hoy en día se puede disfrutar de este templo, de grandes dimensiones pero que no llega ni de lejos al tamaño de Angkor Wat ni a la espectacularidad de Bayon. Aun así merece la pena visitarlo. Desde el propio Baphuon se puede seguir una ruta que te lleva por lo que antiguamente era la residencia real y donde se pueden ver los primeros arboles creciendo sobre las ruinas, algo realmente espectacular pero que apenas se acercaba a lo que nos esperaba por ver.
Baphuon, Angkor Thom

Angkor Thom

Angkor Thom

Bayon, Angkor Thom

Angkor Thom

Angkor Thom

Ya que era nuestro primer día, decidimos dejar Angkor Thom por la puerta Este para hacer el recorrido corto. No queríamos machacarnos en nuestro primer día, ni que el dolor que nos estaba provocando el sillín de las bicis fuera a mas.

Por el camino paramos en un par de templos de menor atractivo turístico pero que no esta de mas echarles un ojo. La siguiente parada relativamente importante era el templo de Ta Keo. Es un templo de grandes dimensiones, sobre todo en vertical, pero no esta excesivamente bien conservado, y aunque se puede subir a la parte de arriba, digamos que no es del todo seguro, ya que cada escalón apenas tiene 4 dedos, y eso a alguien que calza un 46 no le inspira demasiada confianza, así que de nuevo a la bici y marchando al otro plato fuerte de los templos de Angkor; Ta Prohm.

A nuestra llegada a Ta Prohm, vimos una gran cantidad de tuk tuk, motos, autobuses y todo tipo de medios de transporte en la puerta. Tenia pinta de estar bastante lleno de gente, y así era.

Ta Prohm destaca por los inmensos arboles que con el paso de los años se han ido comiendo las ruinas. Y cuando decimos ruinas lo decimos literalmente. La conservacion de Ta Prohm es mínima, pero esa es su esencia. Un escenario que parece sacado de Tomb Raider con enormes arboles que han extendido descomunales raíces a lo lardo de las piedras, murallas, edificios y todo lo que se les ha puesto por delante. Lo único que no nos gusto son las 3 o 4 tarimas de madera que han puesto para que la gente se haga la típica foto al lado de las raíces que agarran las paredes. Creemos que es algo absurdo, ya que la foto te la puedes hacer con tarima y sin ella pero bueno, los japoneses parece que lo agradecen.
Ta Prohm

Ta Prohm

Ta Prohm

Ta Prohm

Ta Prohm

Dimos la vuelta a Ta Prohm por todos los escondrijos que vimos, hicimos muchisimas fotos y seguimos debatiendo como era posible que un árbol creciese de esa manera por encima de un montón de piedras. Bayon nos había encantado pero esto era algo realmente espectacular, no sabíamos con que quedarnos. Aun así, decidimos que el próximo día volveríamos a Ta Prohm a ver si teníamos la misma suerte que en Bayon y al menos no encontrarlo abarrotado.

Como el día estaba siendo duro, y entre mi batalla con el sillín de la bici y el dolor de espalda de Elena, el físico nos estaba empezando a pasar factura, ,decidimos dar por finalizado nuestro día en los templos. Habían sido 9 intensas horas y mas de 40 kilómetros cuando llegamos de vuelta a Siem Reap, así que lo primero que hicimos fue dejar las bicis del infierno y comer algo en un bar que estaba justo al lado de nuestro hotel, y que desde ese día se convertiría en nuestra segunda casa. Para el que le interese se llama Villa Brak Sovann, con platos muy baratos y muy buenos, y un personal super agradable.

De ahí al hostel, a tirarnos un rato y echarnos a dormir poco después. Había sido un día durísimo, pero por suerte, al día siguiente tocaba día libre.

Gastos:
-Entrada de 3 dias Angkor Wat: 80$ = 59,74€
-Coca cola y cerveza: 2$ = 1,49€
-Agua 1,5L: 1$ = 0,75€
-Coca cola: 0,50$ = 0,37€
-Sandwich, patatas fritas, kebab y Coca cola x3: 8,50$ = 6,35€
-Habitación doble Red Lodge hotel: 8$ = 5,97
-Kebab, Hamburguesa, patatas, cerveza, coca cola y agua 1,5L: 8$ = 5,97€
-Paquete grande de Oreo y agua 1,5L: 3.50$ = 2,61


Gastos totales del dia: 83,25€


02/02/2013



Era un gran día para nosotros. El primer día sin absolutamente nada que hacer desde que llegamos a Asia!!!. La verdad es que ya nos hacia falta un día entero de relax absoluto, y eso fue exactamente lo que hicimos. Nos pasamos toda la mañana en el patio del hostel, que la verdad es que se estaba de lujo. Dedicamos exclusivamente la mañana al blog, para no quedarnos rezagados, mientras nos tomábamos algo de beber y metíamos a los conejos en su recinto cada vez que intentaban escaparse, que suele ser bastante a menudo.

Cuando llego la hora de comer fuimos a “nuestro” restaurante a por algo de comida occidental, que la preparan bastante bien y a muy buen precio. Kebabs de pollo potentes, hamburguesas de verdad, y no lo que habíamos visto hasta ahora, con una muy buena carne, sandwiches de sandwichera con el quesito fundido... no podíamos pedir mas.

Por la tarde, de nuevo en el hostel. Nos tumbamos un rato, vimos unas series, leímos, rescatamos conejos... la verdad es que el día fué muy tranquilito.

Cuando se fue el sol decidimos salir a socializarnos. Lo primero que hicimos fue ir a alquilar las bicis para el día siguiente. Lo teníamos muy claro; nada de bicis de montaña. Nuestro culo aun estaba resentido y no queríamos pasar otro día mas así. Pillamos un par de bicis de paseo por 2$ cada una y aunque las piernas lo iban a notar un poco mas, seguro que lo acabaríamos agradeciendo.

Después de eso, fuimos al Pub Street, uno de los muchos bares y restaurantes que hay en la calle mas animada de Siem Reap. Nos tomamos un par de cervezas y fuimos a dar una vuelta por los mercadillos nocturnos, y luego volvimos al mismo sitio para cenar algo. La zona no es exageradamente barata, pero si vimos que en este sitio las pizzas estaban bastante bien de precio, así que eso hicimos. Aunque la cantidad de ingredientes es mas bien escasa, la verdad es que la pizza estaba bastante buena. Nos vino bien para llenar todas las energías que necesitaríamos para el día siguiente.
Siem Reap

Siem Reap

Al llegar al hostel, Elena se puso a echar un ojo a los tramites en la frontera para obtener la visa de 60 días para Tailandia. Y ahí comenzaron a saltar las alarmas. Resulta que la visa de 60 días, que es la que nosotros necesitamos, no se puede tramitar en la frontera Camboyana, ni tampoco en ninguna agencia de Bangkok. Después de mucho consultar, preguntar a amigos que están en Bangkok y a otros que también andan por la zona y han viajado varias veces por Tailandia, llegamos a la conclusión de que la única forma de conseguir esa visa era dando marcha atrás hasta Phnom Penh.... con lo que nos gusta esa ciudad...

Después de mucho darle vueltas, decidimos ir a los templos al día siguiente y esa misma noche coger un autobús hasta Phnom Penh para tramitar la visa y tener tiempo de volver a Siem Reap y aprovechar nuestro tercer día de Angkor Wat. Un bajón importante, no solo por dar marcha atrás, si no por volver a Phnom Penh, un sitio que no nos había gustado nada, y al que no le veíamos ningún entretenimiento. Y a todo esto había que sumarle, que el día 4 incineraban al Rey, así que eso podía ser de locos... En fin, no nos quedaba mas que disfrutar de los templos al día siguiente, y no pensar en la visa hasta estar de vuelta en el hostel.


Gastos:
-Coca cola: 2000KHR = 0,37€
-Paquete de Drum: 4,50$ = 3,36€
-Burguer, rollitos, noodles, coca cola y cerveza: 8$ = 5,97€
-Habitación doble Red Lodge Hotel: 8$ = 5,97€
-Cerveza x2: 1$ = 0,75€
-Imanes x3: 2$ = 1,49€
-Alquiler bicicleta x2: 4$ = 2,99€
-Pizza y Coca cola x2: 8,50$ = 6,35€

Gastos totales del dia: 27,26€


03/02/2013



A las 6.30, según nos levantamos, salí a buscar a la chica del hostel para comentarla el problema que habíamos tenido y pedirla que nos guardase las maletas ese día y medio o dos días que estaríamos fuera de Siem Reap, ya que nuestra intención era volver cuanto antes para terminar con Angkor y quedarnos en el mismo hostel. No fue fácil explicárselo, ya que su ingles no es muy avanzado, pero con gestos todo se soluciona, y nos dijo que nos lo guardaba sin problema.

Desayunamos en el hostel, las tostaditas de rigor y los dos plátanos que una vez mas acabaron en la mochila para comérnoslos en Angkos; esta vez no lo compartiríamos con animales de ningún tipo.

Fuimos hasta los templos por otro camino, ya que no necesitábamos pasar por la entrada principal por que ya teníamos la entrada de 3 días con nosotros. El camino la verdad es que era un poco mas agradable y con mas sombra.
Camino de Angkor

Esta vez nuestra táctica era otra. Como el día anterior no conseguimos ver Ta Prohm con tranquilidad debido a la cantidad de gente que había, decidimos hacer el tour en el sentido opuesto al primer día. Primero fuimos a la zona del lago, que a decir verdad no tiene nada fuera de lo normal. Un gran lago rectangular sin nada destacable a su alrededor a parte de unos pequeños pueblos a su alrededor, pueblos que si teníamos curiosidad por conocer pero decidimos dejarlo para el ultimo día.

De ahí fuimos a Banteay, el templo justo enfrente del lago. Un recinto bastante grande con un templo que aunque no es excesivamente grande ni esta muy bien conservado, merece la pena entrar a echarle un vistazo. Además del templo en sí, hay varias zonas de arboles estilo Ta Prohm aunque algo menos espectaculares. Seguramente en otro momento y lugar, un sitio como Banteay nos hubiese alucinado, pero después de todo lo que habíamos visto el día anterior todo parece un poco mas normalito. Aun así, repetimos, merece la pena entrar a verlos.

Banteay

Banteay

Cuando salimos de Banteay, y después de comprarle unas postales a una de las muchas niñas que van vendiendo por la zona, hicimos un cambio de planes, propio de unos motivados de la vida, y decidimos cambiar de dirección para hacer el circuito grande.

Por suerte o por desgracia esta enajenación no nos duro mas que un kilómetro y medio, cuando vimos que íbamos por una carretera eterna en la que a simple vista no había nada alrededor, y al mirar el mapa vimos que eran demasiados kilómetros para ver un par de templos que seguramente no nos parecerían mucho después de Angkor Wat, Angkor Thom o Tah Prohm.... así que dimos media vuelta y como aun era temprano, decidimos ir a Ta Prohm a ver si teníamos mas suerte que la tarde anterior y podíamos verlo con poca gente.

Templos de Angkor

Cuando llegamos, vimos que no había la misma gente que el día anterior.... había el doble. Ordas de japoneses en rebaños de 100 personas que matan por hacerse la misma foto todos y cada uno de ellos con cada una de las muchas cámaras que llevan encima. No tenemos nada contra los japoneses, al contrario, nos hacen bastante gracia, pero sobre todo en su país. Digamos que no es el tipo de turista que mas nos gusta. Se tiran 10 minutos en el mismo sitio tirando fotos sin importarles si hay mas gente en ese mismo sitio queriendo hacer una foto del mismo lugar sin que salga un japones de por medio. Pasan por delante de tu cámara mientras haces fotos sin importarles si te la joden... En fin, consideramos que es lógico que en un sitio como este haya muchisimo turista, al fin y al cabo es uno de los sitios mas espectaculares de todo el planeta, pero es que tiene que ser algo incomodo hasta para ellos. Nosotros fuimos a los túneles de Cu Chi en Vietnam, acabamos siendo un grupo de 80 personas y decidimos dispersarnos a nuestro aire porque era una situación realmente incomoda el ir tantos turistas juntos...
Ta Prohm

Ta Prohm

Ta Prohm

Ta Prohm

Ta Prohm


Después de un rato en Ta Prohm, y viendo que cada vez había mas gente, decidimos movernos dirección Preah Khan. Es uno de los templos que se visitan al hacer el circuito grande, aunque esta muy cerca de Angkor Thom, así que decidimos acercarnos. La verdad es que esta bastante curioso, aunque en su mayoría en ruinas. Un templo de grandes dimensiones, con infinidad de puertas las unas seguidas de las otras, hasta el punto de que en algunas zonas parecen espejos, una sensación que también tuvimos en la entrada principal de Angkor Wat. Tiene un gran patio en el lateral, y en la parte trasera unos arboles enormes que crecen por encima de las murallas. 

Preah Khan

Preah Khan

Preah Khan

Preah Khan

Arboles que no tienen nada que envidiar a los de Ta Prohm. Decidimos hacer un par de fotos a uno de ellos, un árbol altísimo y cuya raíz se ramifica por la muralla en 8 o 9 troncos distintos, pero cuidado, había dos japonesas en la zona. Eran solo dos, pero hacían el trabajo de 10.

Ahí estábamos nosotros, a unos 20 metros del árbol, cámara en mano, con una pareja de franceses y unos alemanes que simplemente querían lo mismo, una foto de ese árbol tan impresionante. Pero las japonesas fueron mas rápidas. Mientras una tiraba la foto, la otra se ponía en uno de los troncos de la raíz, foto, cruzaba la pierna por detrás de la otra, foto, hacia el símbolo de la victoria, foto, se sentaba en plan la maja desnuda, foto, se ponía de pie y miraba a un lado, foto... y después se pasaba al siguiente tronco. Primera pose, cruce de piernas, maja desnuda, mirada al tendido. Foto, foto, foto, foto.... y así con los 9 troncos de la raíz. Algo enfermizo. Franceses, alemanes y españoles nos mirábamos sin dar crédito a lo que estábamos viendo. Por fin terminaba el book en el noveno tronco y todos nos las prometíamos muy felices; por fin podíamos hacer nuestra simple foto. Pero claro, no habíamos caido en algo bastante obvio; si la japonesa se había hecho un album solo de una raíz, su amiga, la que había hecho las fotos, también quería uno. En ese momento, vimos que intercambiaban papeles y la que antes disparaba, ahora iba a posar, tronco por tronco.

Pero ahí se acabo la paciencia del resto. La chica francesa se acerco a ellas y las dijo que por favor, nos permitiesen a los demás hacer una o dos fotos del lugar, y que después de eso, si querían, siguiesen ellas destrozándose los pulgares disparando. Así que así fue, hicimos un par de fotos del árbol en cuestión antes de que nadie mas posase y seguimos con nuestro camino. Esto era de locos...

Preah Khan

Preah Khan

Preah Khan

Preah Khan

Después de parar un rato en la puerta de Preah Khan, comprar un poco de agua a las señoras que hay frente a la puerta y concedernos un descansito mientras nos echábamos un cigarro, seguimos con nuestro camino.

En ese momento ya habíamos decidido hacer una pasada por Angkor Wat para hacer un par de fotillos que el sol no nos permitió el primer día y de ahí marchar para Siem Reap ya que esa misma noche teníamos intención de marchar hacia Phnom Penh. Dedicaríamos el tercer día a darle una ultima oportunidad a Ta Prohm al amanecer, a ver si así no pillábamos mucha gente, y de ahí ir a la zona de los Roluos, un poco mas alejados pero de los que teníamos muy buenas referencias.

En el camino hacia Angkor Wat teníamos que cruzar de nuevo Bayon, y no pudimos evitar el volver a pararnos. Este templo es increíble, y no se que tiene con nosotros que cada vez que vamos esta totalmente vacío!! Debemos gustarle o algo... Lo rodeamos por fuera, alucinando aun mas con la perfección de sus muchas caras y con los miles de dibujos en la piedra de sus paredes exteriores. Como construccion, Bayon es sin duda la que mas nos ha gustado. Cierto es que Ta Prohm es increíble, pero mas por la mezcla que tiene con la naturaleza que por el templo en si, aunque cierto es que también tiene un gran atractivo.

Después de despedirnos de él, ya si, nos fuimos a Angkor Wat. No nos entretuvimos mucho, lo justo para disfrutarlo otra vez, verlo un poco mas vacío que el primer día, y volver a Siem Reap a darnos una ducha y tirar para Phnom Penh con todo el dolor de nuestro corazón pero sabiendo que en un par de días estaríamos ahí de nuevo (mentira).

Angkor Wat

Angkor Wat

Nada mas llegar, y una vez soltamos las bicis, paramos en el mismo restaurante de siempre a comer algo. No nos cansamos de este sitio, pero es que la comida es genial y el staff es encantador. Tanto la hija, que esta al mediodía, como el padre, que esta por la noche y se bebe un par de cervezas allí y se vuelve mas simpático aun, hasta que cae muerto en una silla.

Mientras comíamos, pensamos en una alternativa a nuestra primera idea de volver esa noche a Phnom Penh; decidimos quedarnos en Siem Reap, descansar al día siguiente, después ir a nuestro tercer y ultimo día de Angkor y esa misma noche ya si, ir hacia Phnom Penh. Nos pareció una gran idea hacer Siem Reap de un tirón, ya que estábamos realmente muy a gusto allí, y cuando hubiésemos terminado ir a Phnom Penh a solucionar lo que hiciese falta.

Asi que genial, volvimos al hotel a confirmar que teníamos habitación disponible, nos dimos una mas que reconfortante ducha y tocaba descansar de nuevo, que al día siguiente volvíamos a tener día libre. Estuvimos todo el resto de la tarde en el hostel y cuando se hizo de noche fuimos al bar a por unos sandwiches. El hombre ya había caido muerto en la silla así que tratamos con la mujer, que apenas hablaba ingles. Queríamos un par de sandwiches para cenárnoslos en el hostel, y eso la pedimos. Por un momento dudamos si nos iba a traer solo dos sandwiches, o dos platos, que cada plato trae 2 sandwiches cada uno. Por si no se había enterado muy bien se lo volvimos a repetir, y parecía que todo quedaba aclarado, pero el caso es que al final nos fuimos al hostel con 8 sandwiches... estas son las cosas que nos encantan de Asia.

Gastos:
-Coca cola x2: 1$ = 0,75€
-Postales x13: 1$ = 0,75€
-Agua 1,5L: 1$ = 0,75€
-Kebab x2, Patatas y Coca cola x2: 7,50$ = 5,60€
-Habitacion doble Red Lodge Hotel: 8$ = 5,97€
-Sandwiches x8: 8$ = 5,97€

Gastos totales del dia: 19,79€
 



04/02/2013



Era nuestro día libre y pensábamos desperdiciarlo muy a gusto en el patio del hostel, patio que ya habíamos hecho nuestro en apenas 3 días. Desayunamos y cogimos el ordenador para mirar un par de cosillas del tema de la visa y de nuevo la alarma saltaba; resulta que la embajada de Tailandia en Phnom Penh tarda en tramitarla 72 horas!!!. Eso ya era el bajón absoluto, 72 horas en Phnom Penh.

La visa de Vietnam y Camboya nos las hicieron en la misma frontera y en el mismo momento, pero Tailandia resulta que solo la hace en la embajada y tarda 3 días. Pero bueno, era un fallo nuestro y no quedaba mas que asumirlo y buscar una solución.

Con las mismas salimos a la calle a por unos billetes hacia Phnom Penh esa misma noche. Perdíamos nuestro ultimo día de Angkor pero teniendo en cuenta que llegaríamos a Phnom Penh un martes por la mañana teníamos que hacerlo así ya que si aguantábamos otro día para ver Angkor, en vez de esperar hasta el viernes por nuestra visa, tendríamos que esperar hasta el lunes, y por ahí si que no pasábamos...

Justamente en frente de nuestro hostel había una pequeña agencia, y alli compramos los billetes por 8$. Nos pregunto en que hotel y habitación estábamos y nos dijo que nos pasarían a recoger por allí, pero la dijimos que a las 12 de la mañana teníamos que dejar la habitacion asi que no podríamos estar en el hotel, pero que lo esperaríamos a la entrada del callejón, a unos 10 metros de la puerta, y nos dijo que sin problemas.

El resto del día lo desperdiciamos en el patio del hostel, donde no nos pusieron ninguna pega para quedarnos a pesar de haber dejado la habitación. Pasamos la tarde viendo series y alimentándonos a base del palet de sandwiches que habíamos traido la noche anterior. Cuando ya era de noche nos fuimos al bar a tomarnos una cerveza y a hacer tiempo a que llegase nuestra amiga Myriam, compañera de trabajo nuestra en Ibiza que llevaba alrededor de un mes viajando por Tailandia y hacia una visita express a los templos de Angkor. 

Con Myriam en Siem Reap

Pub Street en Siem Reap

Seam Reap
 

Yo salí un momento hacia el mercado central para recogerla y llevarla a nuestro bar, pero cuando llegamos de vuelta estaba el cierre casi echado y Elena sola ahí dentro... por lo que parece ese día eramos su única clientela y habían decidido empezar a cerrar. Asi que con las mismas nos fuimos Elena, Myriam, yo, y dos amigas de Myriam de Liverpool que había conocido en el viaje, directos a la zona de bares a cenar algo.

Cenamos de nuevo en el Pub Street, unas hamburguesas espectaculares. Charlamos un rato, nos contamos nuestras experiencias de nuestros viajes, nos dimos consejos para nuestros siguientes destinos, y pasamos un buen ratillo. Poco antes de las 23.30 nos despedíamos, con la alegría y a la vez la obligación de volvernos a ver pronto en Ibiza cuando empiece el trabajo, y deseándonos suerte para nuestros siguientes destinos.

Nosotros llegábamos de nuevo a la calle de nuestro hostel. En apenas media hora llegaba el autobús que a primera hora de la mañana nos dejaría en Phnom Penh para tramitar nuestra visa y de ahí marchar directamente a Bangkok. Aun no eramos conscientes, pero en ese mismo momento y lugar comenzaba nuestra pesadilla.

Gastos:
-Burguer x2, cerveza x3 y Coca cola: 11$ = 8,21€
-Coca cola y cerveza x3: 2,50$ = 1,86€
-Coca cola y cerveza: 1,20$ = 0,89€
-Noodles x2: 1,30$ = 0,97€
-Billete autobus Siem Reap - Phnom Penh x2: 16$ = 11,94

Gastos totales del dia: 23,57€

2 comentarios:

Marisa dijo...

Fabuloso relato y espectaculares fotos.... Eso sí, me habéis dejado impaciente por saber qué os ha pasado.....contadnos, pleaaaaaaaaase!!!

Carlos Elena Mochilitos dijo...

Gracias Marisa!! En breve te contaremos que nos pasaron los siguientes 4 dias. Es lo que tiene estar en la playa, que nos volvemos perezosos hasta para escribir... Besos!!